Croquetitas de mejillones con salsa picante
presentacion
Tiempo de preparación:
40-45 minutos (más 1 o 2 horas de reposo de la masa).
Ingredientes para 4 personas:
  • 1 kg de mejillones.
  • 250 g de gambas frescas (opcional).
  • 40-50 g de mantequilla.
  • 40-50 g de harina.
  • 1/2 litro de leche.
  • 1 o 2 huevos.
  • Pan rallado.
  • Aceite de oliva para freír.
  • Nuez moscada, pimienta negra molida y sal.

Para la salsa picante

  • 3 tomates rojos maduros.
  • 1/2 cebolla.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 o 2 chiles, según la quieras de picante.
  • Aceite de oliva, pimienta negra molida y sal.

Los chiles se pueden sustituir por cayenas.

Estas croquetas son una versión de los tradicionales mejillones tigre.

Elaboración


 

Limpiamos los mejillones

Golpeamos con el borde plano del cuchillo (para no estropear el filo) los restos duros pegados a las conchas y recortamos los filamentos estropajosos.

Seguidamente, raspamos las conchas con un cuchillo viejo, un estropajo de aluminio, o un cepillo de cerdas duras para eliminar todo tipo de adherencias.

Nota: Tira los mejillones abiertos, que no se cierren al darles unos golpecitos, y aquellos que tengan la concha rota.

 

Abrimos los mejillones al vapor

Ponemos un chorrito de agua en una cazuela grande a calentar a fuego fuerte.

Cuando el agua comience a hervir, echamos los mejillones, tapamos la cazuela y los cocemos durante 3 minutos.

Los retiramos del fuego y los dejamos enfriar.

 

Sacamos los mejillones de sus conchas y les quitamos los filamentos estropajosos (el biso).

Pelamos las gambas.

Cortamos las gambas y los mejillones en 3 o 4 trozos.

Lo reservamos.

 

Preparamos una bechamel de cebolla

Pelamos la cebolla y la picamos muy finita.

Ponemos 3 cucharadas de aceite a calentar en una cazuela o sartén amplia.

Añadimos la cebolla y la cocinamos a fuego medio hasta que adquiera un ligero color dorado, 8 o 10 minutos, removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera.

Bajamos un poco el fuego; añadimos la mantequilla y la harina y removemos con unas varillas hasta obtener una pasta ligera.

Lo dejamos cocer a fuego lento 2 minutos para que la harina pierda el sabor a crudo.

 

A continuación, agregamos la leche poco a poco, removiendo enérgicamente para evitar que se formen grumos.

Una vez incorporada la leche, subimos el fuego para llevar la salsa a ebullición, sin dejar de remover.

Cuando rompa a hervir, volvemos a bajar el fuego y cocemos la masa entre 10 y 15 minutos a fuego muy lento, removiendo constantemente con una cuchara, hasta obtener la textura de una bechamel espesa.

 

Por último, añadimos los mejillones y las gambas y sazonamos con sal, pimienta negra molida y una pizca de nuez moscada. Lo dejamos en el fuego 2 o 3 minutos más y listo.

Dejamos reposar la masa como mínimo 1 hora, aunque lo mejor sería prepararla por la noche y meterla en la nevera hasta el día siguiente, cubierta con un papel transparente de cocina para que no se reseque.

 

Hacemos unas pequeñas bolitas con la masa y las pasamos por el huevo batido y seguidamente por pan rallado, como se muestra en la imagen.

 

Ponemos una sartén o un cazo pequeño con abundante aceite a calentar a fuego fuerte.

Cuando el aceite esté bien caliente freímos las croquetitas, aproximadamente durante 2 o 3 minutos, hasta que el empanado adquiera un bonito color dorado.

Al sacarlos, los ponemos sobre un papel absorbente de cocina para eliminar el exceso de aceite.

La temperatura idónea para estas frituras oscila entre 180 y 190 ºC, pero si no tienes un termómetro de cocina, echa una miga de pan en el aceite, y si sube rápidamente a la superficie sin tocar el fondo se encuentra en la temperatura ideal.

Salsa picante de tomate

 

Ponemos 3 cucharadas de aceite a calentar en una sartén.

Cuando el aceite esté caliente, agregamos la cebolla cortada en tiras finas, el diente de ajo picado finamente y los chiles cortados en tiras.

Los rehogamos a fuego medio durante 4 o 5 minutos, removiendo con una cuchara de madera de vez en cuando.

A continuación, añadimos 1/2 cucharadita de pimentón, una pizca de pimienta negra molida y los tomates sin las semillas cortados en trozos grandes.

Lo cocinamos a fuego lento entre 25 y 30 minutos, removiendo de vez en cuando y aplastando los tomates con la cuchara cuando empiecen a ablandarse.

 

A continuación, trituramos con la batidora hasta obtener una salsa fina y homogénea.

La volvemos a poner en la sartén a fuego muy suave entre 15 y 20 minutos, hasta obtener una salsa densa y espesa que haya perdido casi toda su agua. Esto lo hacemos porque la vamos a poner debajo de las croquetas y nos interesa que tenga poca humedad, de lo contrario, el empanado se empaparía, estropeando la receta.

Si lo prefieres, puedes saltarte este último paso, dejar la salsa más líquida y servirla aparte, para ir mojando las croquetas en ella en el momento de comerlas.

Envíame tus comentarios sobre la receta