El petitchef >> Arroz >> Arroz blanco para salteados

Arroz blanco para salteados

Arroz blanco para salteados

Tiempo de preparación: 25-30 minutos (más 30 minutos de reposo del arroz).

Ingredientes para 4 personas:

  • 300 g de arroz.
  • 400 ml de agua.

Cantidad de agua ligeramente superior a la de arroz en volumen.


Un arroz adecuado para salteados es el japonés, aunque sirven otras variedades de grano corto.

Es recomendable utilizar agua embotellada para no introducir sabores extraños como el del cloro.

Ver foto de ingredientes

Elaboración




PASO 1

Antes de cocer el arroz es recomendable lavar concienzudamente los granos para eliminar el almidón adherido a su superficie. De esta forma resultará más suelto y esponjoso. El motivo es que el almidón liberado en el agua de cocción actúa como un espesante y aglutinante que apelmaza el arroz.

Ponemos el arroz en un cuenco con abundante agua fría. Removemos con los dedos de abajo arriba y presionamos suavemente los granos con la palma de la mano, sin que lleguen a crujir.

El almidón que se desprende de los granos hará que el agua adquiera un color blanquecino.

PASO 2

Tiramos el agua y repetimos la operación otras 5 o 6 veces como mínimo, hasta que el agua permanezca limpia tras remover el arroz.

Lo escurrimos con un colador y lo dejamos reposar 30 minutos antes de cocerlo, en este tiempo el arroz absorberá el agua del remojo aumentando su volumen.

PASO 3

Cocerlo tapado es la mejor forma de obtener siempre el mismo resultado, una vez ajustada la cantidad de agua y arroz, los tiempos son bastante precisos.

La cantidad de agua debe ser ligeramente superior a la de arroz en volumen, es decir, para una taza de arroz, poco más de una taza de agua (5 o 6 cucharadas).

PASO 4

Ponemos el arroz y el agua en una cazuela, y removemos con una cuchara para distribuir los granos de forma homogénea por el fondo.

Lo llevamos a ebullición a fuego medio con la tapa puesta. En cuanto comience a hervir bajamos el fuego al mínimo y lo dejamos cocer durante 15 minutos.

Apagamos el fuego y lo dejamos reposar 10 minutos sin retirar la tapa.

Es importante utilizar una tapa que se ajuste perfectamente a la cazuela y no levantarla en ningún momento durante la cocción para que no se escape el vapor, ya que el arroz no terminaría de cocerse correctamente.