Desalar el bacalao

Proceso




PASO 1

Desalar el bacalao es tan sencillo como tenerlo sumergido en agua fría entre 36 y 48 horas.

En primer lugar, retiramos la capa de sal que recubre las tajadas de bacalao, lavándolas a fondo bajo un chorro de agua fría.

Seguidamente, las sumergimos en abundante agua fría con la piel hacia arriba.

Nota: Las tajadas de bacalao deben tener el mismo grosor, si no, es mejor desalarlas en diferentes recipientes.

PASO 2

Metemos el recipiente en la nevera porque es preferible desalar el bacalao a baja temperatura, el proceso llevará algo más de tiempo, pero evitaremos que la carne se deteriore o pierda consistencia.

Durante el proceso de desalado cambiamos el agua cada 8 horas, enjuagando bien el recipiente y las porciones de bacalao para eliminar cualquier resto de sal.

Los lomos más gruesos se desalan en 48 horas, para porciones más finas, como colas o faldas, con 36 horas será suficiente. En cualquier caso, lo mejor es probarlo, y si está salado, dejarlo más tiempo.

Finalmente, los escurrimos, los secamos bien con un paño y listos para cocinar.